Saltear al contenido principal
info@juansanandres.com 639 75 64 24 Paseo de la Castellana, 74, 2º 28046 Madrid

Oobeya: vuelta a lo esencial

 

 

             Oobeya es una metodología de trabajo poco conocida aún en España. Forma parte de las prácticas de lean management. Toyota la usa en Japón hace años. Es una herramienta de trabajo para realizar tareas complejas, como el diseño de productos o procesos, contando presencialmente con todos los miembros de un equipo simultáneamente. El método sigue unos pasos en una secuencia protocolizada que requiere de la participación y los conocimientos de todos los presentes. Usan tarjetas, escritas a mano, y colores para dar sus respuestas. Usan todo tipo de gráficos y paneles. Se lleva a cabo en una habitación grande (de hecho, eso significa Oobeya, habitación grande). Evitan trabajar con software, con pantallas individuales y separados. Resulta paradójico y llamativo que trabajen así en el país de los robots. Se usa en trabajos tan complejos como la planificación y la logística de fabricación.

En Toyota no predican el trabajo en equipo: trabajan en equipo; no dicen que cada persona es importante: hacen que el trabajo solo pueda hacerse cuando están todas las personas; en el grupo de trabajo no incluyen un profesional de la comunicación interna: las personas se comunican entre ellas presencialmente, con palabras; con Oobeya los profesionales no necesitan de un software ni de una pantalla para dar sus ideas: lo hacen escribiendo sobre tarjetas que pegan personalmente sobre los tablones. Lo que hacen con Oobeya no es un simulacro de participación, de que se cuenta con los empleados, es usar toda la capacidad de la gente para mejorar continuamente los procesos más complejos.

Impresiona ver cómo funciona el método. Hay videos en YouTube sobre Oobeya y videos de Takashi Tanaka explicándolo (recomiendo verlos). Este método llama la atención por su aparente sencillez. El uso de las técnicas Agile es ahora bastante frecuente tanto en los proyectos de diseño de software como en la gestión de proyectos en general. Parece ahora lo más natural del mundo que se recurra frecuentemente a los futuros usuarios para asegurar que siempre tenemos en cuenta sus necesidades actuales al avanzar en ellos. No sé si con Oobeya ocurrirá lo mismo y llegará a extenderse y verse como natural. Lo fundamental que nos enseñan estos métodos de trabajo, es que la base del progreso y la mejora se encuentra en el conjunto del equipo y en un método que asegura que todos aportaran con seguridad todo su conocimiento sobre el tema.

A menudo me encuentro con empresas con dificultades serias de comunicación interna y de cooperación entre los miembros de sus equipos. Son empresas con medios abundantes que suelen optar por soluciones que se pueden comprar: instalar un software para servir de autopista de comunicación, nombrar a alguien responsable de la comunicación interna o salir de la oficina a hacer Team Building en un hotel caro. Como es fácil imaginar eso jamás resuelve los problemas de comunicación y menos aún los de falta de cooperación. Estos siempre nacen de una Dirección y unos jefes que no desean y/o no saben hablar con la gente ni contar con ella para las cosas de trabajo que importan.

Como promedio Toyota tarda 20 meses en diseñar un nuevo modelo, los demás unos 36. Volver a lo esencial da resultado.

Este artículo fue publicado en el diario Expansión el 8 de diciembre de 2018

Juan San Andrés

Consultor de Dirección y Coach

Esta entrada tiene un comentario
  1. He practicado Oobeya (fuera de España), como parte de la metodología para acompañar la transformación de los métodos de trabajo. En nuestro caso, lo utilizabamos para comunicar, alinear y planificar conjuntamente la labor de los diferentes equipos ágiles que participaban en el desarrollo del producto. Está claro que los equipos / células deben ser autónomos y responsables, y para asegurar que todo se coordina adecuadamente, utilizábamos esta metodología que me parece mucho más adecuada que las «torres de control» que se ponen cada día más de moda. Una vez más, el desarrollo de las personas y el empoderamiento, frente a los métodos «de arriba a abajo». Hagan su elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba