Saltear al contenido principal
info@juansanandres.com 639 75 64 24 Paseo de la Castellana, 74, 2º 28046 Madrid

Sólo 1,7 horas

Quienes tienen un trabajo dedican a él unos 224 días al año y unas 1760 horas. Naturalmente vivimos y consumimos 365 días y 8760 horas cada año. Es decir que, de las horas del año, trabajamos 1760 y no lo hacemos 7000. Cada hora trabajada dota de recursos, mayores o menores, para vivir esa hora y otras 4 más. En promedio trabajamos 4,8 horas cada día del año (1760/365) . ¿Es mucho o poco? Depende. A nivel individual parece aceptable, incluso cómodo. En cualquier caso es lo que permitía nuestra situación económica hasta hace no mucho.

La reducción de horas de trabajo ha sido desde hace unos 150 años un objetivo de negociación permanente de los sindicatos. Al principio, en la explosión de la revolución industrial, con una lógica humanizadora. Eran los tiempos en que se trabajaban 60 horas semanales (10 horas diarias , 6 días por semana), más recientemente con una lógica de repartir el trabajo y facilitar la conciliación del trabajo con la vida familiar ( la famosa Ley Aubry , en Francia, implantó la semana de 35 horas sobre estas bases ). Sobre 1920 se trabajaban 48 horas en los paises occidentales. Sólo sería en 1936, en Francia, y en 1938, en USA (cuando se implantó la Fair Labor Standards Act) , cuando la semana de 40 horas se afianzó.

Pero ¿dónde estamos hoy en España? ¿Podríamos seguir, de una manera realista, pensando disminuir las horas de trabajo? Hace sólo un par de semanas los sindicatos convocaron una manifestación porque a cierto colectivo se les pedía trabajar 37,5 horas. ¿Qué lógica puede sostener este tipo de protestas? Necesitamos ampliar nuestros puntos de vista para poder plantearnos soluciones realistas. Quizás un análisis «inusual» de las cifras pueda ayudar.

La media que hallamos antes de las 4,8 corresponde lógicamente a las 17.433.200 personas empleadas (según la EPA de marzo de este año). Al tomar en cuenta a toda la población activa – es decir 23.072.800 personas- , esa media baja a 3,6 horas por persona (los 5.639.500 desempleados reducen claramente la media). Pero lo sorprendente es en cuanto se queda la media diaria de tiempo de trabajo cuando incluimos en el cálculo a la totalidad de la población española, los 47 millones de habitantes: 1,78 horas, tiempo que, para ser precisos, hemos de disminuir en un 4,6 % (nuestro absentismo que, incluso medido con indulgencia, dobla el de U.S.A y es récord del mundo occidental). Lo que nos queda es 1,7 horas por día y persona. Tan magra media podría alcanzar la inanición absoluta si descontásemos los empleos públicos más o menos ficticios (…y sé muy bien que muchos no lo son), pero fijar un criterio para ello no está a mi alcance.

Con esas 1,7 horas vivimos, como colectivo, bastante bien (aunque soy consciente de las mentiras que todo promedio entraña): tenemos (en Madrid) uno de los mejores metros del mundo, una sanidad de película, pensiones, becas, etc. etc. Aunque todo esto esté en fase menguante seguimos teniendo innumerables facilidades y ventajas. ¿Durante cuanto tiempo más creemos que podremos disfrutar de todo esto, pagar nuestras gigantescas deudas y trabajar de promedio menos de 2 horas por día y persona?

Si esas 1,7 horas, sólo 1,7 horas, fuesen de una altísima productividad, quizás podríamos ignorar la imperiosa necesidad de vivir, como país, de una manera más humilde. Pero no es así. Nuestra productividad es también muy escuálida, como nuestra competitividad, que bajó en 2011 del puesto 35 al 39 según el informe del IMD de Ginebra.

Es inexorable elevar esas 1,7 horas de promedio nacional. La manera obvia de hacerlo es creando nuevos empleos, no haciendo que la gente que tiene trabajo haya de trabajar muchas más horas semanales –como ocurre en algunos colectivos-.Complementariamente hemos de reinventarnos como país para que cada hora trabajada aporte mucho más valor (la productividad); sólo lo conseguiremos con más I+D, mejor educación y mejores directivos.

Juan San Andrés

Psicólogo y experto en capital humano.

Publicado originalmente en la web de Expansión & Empleo el 28 de junio de 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba