Saltear al contenido principal
info@juansanandres.com 639 75 64 24 Paseo de la Castellana, 74, 2º 28046 Madrid

La Tercera Transición española: hacia la era de la Responsabilidad

El pasado dia 6 de junio asistí a una estimulante conferencia en la Fundación Lázaro Galdiano convocada por la asociación/think tank  Knowsquare. Les felicito por su iniciativa. El título era «España, la tercera transición». La primera transición habría sido hacia la democracia, la segunda al euro y esta tercera tendrá que ser hacia la Responsabilidad. La mayúscula es mía. Muy sintéticamente el primer ponente, Sr. Diaz Ambrona, señaló que la Transición se hizo sobre unos parámetros que hoy ya NO estan en vigor: cosas como la concordia, la conciliación y el consenso. Hoy no hay concesiones entre los adversarios políticos. Esos parámetros posibilitaron los Pactos de la Moncloa, la amnistía política, la Constitución del 78, el consenso territorial (base del Estado de las Autonomías) y el religioso (constituyéndonos en un pais aconfesional). Todos estos frutos del consenso se han ido poco a poco erosionando y la generación que sucedió a los políticos del consenso no ha tomado en sus manos el testigo. El espíritu de concordia no es hoy perceptible.

El Sr. Otero Novas, segundo ponente, señaló que la evolución del Hombre no es lineal. Que cabe esperar que se den retrocesos tras los avances. Así, tras los avances de la Transición, estaríamos ahora sobrepasando todos los techos autonómicos y habriamos llegado al soberanismo. En este punto nuestro Estado se habría debilitado de una manera muy visible para todo el mundo. Ésta sería la causa de la desconfianza que los mercados nos muestran. Sentenció finalmente que cada vez que España ha entrado en la dinámica autonomista «hemos acabado en sangre».

El Sr. Roca Junyent aligeró las perspectivas señalando que, cualquiera que fuese la salida a nuestra situación actual, sería con Europa y que nuestros jóvenes están mucho más formados hoy. Sí, se van a Alemania, pero como ingenieros. Por otro lado nuestro bienestar público y privado es hoy equivalente al de los grandes paises desarrollados; no estamos tan mal. Para el Sr. Roca el problema económico nace del político. Están apareciendo los genes del enfrentamiento y eso nos lleva a la confrontación ¿Por qué? ¡¡Porque confrontar es muy fácil!! Lo dificil es discutir en las zonas grises. El mundo no es blanco o negro, casi todo está en zonas de gris. En la Transición hubo una voluntad colectiva de consenso que ahora no existe. Estaba en el aire entonces, hoy no.

Terminó la conferencia el Sr. Garrigues Walker que señaló que España necesita poner su situación en perspectiva y mirar mucho más al exterior. Si lo hiciésemos veriamos que nuestros problemas no son únicos, ni siquiera son los más graves: Japón lleva 15 años sin crecer, tuvieron una mega burbuja inmobiliaria; China está desacelerando su crecimiento desde un 10-12% a un 8% y tiene enormes problemas sociales por resolver; India no llegará a crecer un 4% este año cuando venía de porcentajes del 7-8%; en U.S.A. el enfrentamiento político ha llegado al extremo de que demócratas y republicanos no pueden sentarse a la misma mesa, además de estar divididas las responsabilidades legislativas (los republicanos) y ejecutivas ( los demócratas); en Europa Francia e Italia tienen serios problemas, Holanda y el Reino Unido hubieron de dotar las provisiones de sus bancos con dinero público, etc. En conclusión: no somos tan especiales. Vaticinó que saldríamos de la crisis hacia el final del año y que, en el futuro, explotarian las burbujas de China y Brasil.

Terminaré esta entrada de hoy, ya demasiado largo, abundando en la idea inicial de que el nuevo gran paso que hemos de dar como país es hacia la Responsabilidad. Por esto yo entiendo una sociedad en que cada cual se esfuerce por hacer muy bien lo que le corresponda, sin  esconderse en oscuras obediencias debidas que conducen de modo obvio al desastre pero ante las que pensamos «otros sabrán lo que hacen». Si los inspectores del Banco de España se hubieran hecho oir de manera efectiva en 2005 o 2006 (y me consta que algunos lo intentaron) hoy no estaríamos donde estamos o si los intereses periodísticos no diesen pábulo a noticias falsas y/o maliciosas no tendriamos hoy el clima social que tenemos, por poner sólo dos de los miles de ejemplos posibles.

Juan San Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba